Síndrome de Tourette: Tics involuntarios y desafíos

Contenido

El síndrome de Gilles de la Tourette o mejor conocido como síndrome de tourette es un trastorno que se caracteriza por la presencia de movimientos o sonidos involuntarios y no deseados, conocidos como tics. Estos tics pueden incluir parpadear repetidamente, encoger los hombros o emitir sonidos extraños o palabras ofensivas.

Por lo general, los tics comienzan a manifestarse entre los 2 y los 15 años, siendo más común alrededor de los 6 años. Además, los hombres tienen una mayor probabilidad que las mujeres de desarrollar este síndrome, con una proporción de tres a cuatro veces más. Aunque no existe una cura para el síndrome de Gilles de la Tourette, es posible tratarlo. Muchas personas afectadas no requieren tratamiento, ya que sus síntomas no les resultan molestos. En muchos casos, los tics tienden a disminuir o a ser controlados después de los diez años.

Síntomas del Síndrome de Tourette:

Los tics son el principal síntoma del síndrome de Tourette, manifestándose a través de movimientos o sonidos repentinos, breves e intermitentes. Estos síntomas pueden variar en intensidad, desde leves hasta graves. En los casos más graves, los tics pueden afectar significativamente la comunicación, el funcionamiento diario y la calidad de vida de las personas afectadas.

Los tics se clasifican en dos categorías principales:

Tics simples

Son tics repentinos, breves y repetitivos que involucran un número limitado de grupos musculares.

Tics complejos

Estos tics implican patrones de movimientos más elaborados y coordinados, que involucran varios grupos musculares.

Además, los tics pueden ser de naturaleza motora (movimientos) o vocal (sonidos). Por lo general, los tics motores suelen aparecer antes que los tics vocales, aunque la variedad de tics que las personas pueden experimentar es diversa.

Movimientos motores comunes en el síndrome de Tourette:

    Tics simples:

  • Parpadeo de ojos
  • Sacudir la cabeza
  • Encoger los hombros
  • Mover los ojos repentinamente
  • Retorcer la nariz
  • Hacer movimientos con la boca

   Tics complejos:

  • Tocar u oler objetos
  • Repetir movimientos observados
  • Caminar siguiendo un patrón determinado
  • Hacer gestos obscenos
  • Inclinarse o girar
  • Saltar

Estos son ejemplos de movimientos motores frecuentes que pueden presentarse en el síndrome de Tourette. Cabe destacar que la variedad de tics experimentados puede ser amplia y diversa en cada individuo afectado.

Tics vocales comunes en el síndrome de Tourette:

Tics simples:

  • Resoplar
  • Toser
  • Aclarar la garganta

Tics complejos:

  • Repetir palabras o frases propias
  • Repetir palabras o frases de otros
  • Usar palabras vulgares, obscenas o insultos

Además de estos tics vocales, también puede presentarse el tic de “ladrar”. Estos son ejemplos de tics vocales frecuentes que pueden manifestarse en el síndrome de Tourette. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la variedad de tics vocales experimentados puede ser amplia y diversa en cada individuo afectado.

Además, los tics pueden:

  • Varían en tipo, frecuencia y gravedad.
  • Empeoran si estás enfermo, estresado, ansioso, cansado o emocionado.
  • Ocurren durante el sueño.
  • Cambian con el tiempo.
  • Empeoran en la adolescencia temprana y mejoran durante la transición a la edad adulta.

Antes de la aparición de los tics motores o vocales, es probable que se experimente una sensación corporal incómoda conocida como impulso premonitorio, que puede manifestarse como picazón, cosquilleo o tensión. Cuando el tic se manifiesta, se experimenta un alivio. Aunque con un gran esfuerzo, algunas personas con síndrome de Tourette pueden lograr detener o contener temporalmente un tic.

Efectos secundarios y dificultades relacionadas con el síndrome de Tourette:

Las personas con síndrome de Tourette suelen llevar vidas saludables y activas, pero es común que enfrenten desafíos en su comportamiento y vida social que pueden afectar su autoestima.

Algunas condiciones que suelen asociarse con el síndrome de Tourette son:

  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)
  • Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)
  • Trastorno del espectro autista
  • Dificultades de aprendizaje
  • Trastornos del sueño
  • Depresión
  • Trastornos de ansiedad
  • Dolores relacionados con los tics, especialmente dolores de cabeza
  • Problemas en el manejo de la ira

Es importante reconocer que estas condiciones pueden presentarse de forma concurrente con el síndrome de Tourette y pueden requerir atención y tratamiento adicionales. Cada persona afectada puede experimentar estas complicaciones de manera diferente, por lo que es crucial contar con el apoyo adecuado para abordarlas de manera individualizada.

Señales para buscar atención médica en el síndrome de Tourette:

Si notas que tu hijo realiza movimientos o sonidos involuntarios, es recomendable que consultes con el pediatra. Es importante tener en cuenta que no todos los tics indican necesariamente el síndrome de Gilles de la Tourette. Muchos niños desarrollan tics que desaparecen de forma natural después de unas semanas o meses. Sin embargo, cuando un niño presenta una conducta inusual, es importante identificar la causa y descartar posibles problemas de salud graves. No dudes en buscar atención médica para obtener un diagnóstico adecuado y tranquilidad.

 En ker Clinic contamos con un tratamiento para este padecimiento. Haz una cita haciendo clic aquí o llama a los teléfonos:

Teléfono: 811-608-2765

Celular y WhatsApp: 55-8249-2387

Correo electrónico: contacto@kerclinic.com

Síguenos en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más información