Ficciones y Realidades: Trastorno Mitomanía sus Desafíos Psicológicos

Contenido

El trastorno mitomanía, también conocida como pseudología fantástica o mentira patológica, es un trastorno psicológico caracterizado por la conducta repetitiva de mentir. Este comportamiento adictivo se refuerza constantemente debido a los beneficios que se obtienen de él. Según el diccionario de la Asociación Americana de Psiquiatría, la mitomanía implica elaborar, exagerar y decir mentiras, a menudo involucrando autoengaño. En resumen, un mitómano tiende a mentir de manera constante.

A pesar de que la mentira patológica fue descrita hace más de 100 años en la literatura médica, sigue siendo un concepto poco estudiado. Un análisis de casos reveló que la edad promedio de inicio de este comportamiento es a los 16 años y no hay diferencia significativa por género. Además, se encontró que el 40% de los casos presentaban anomalías en el sistema nervioso, como epilepsia, traumatismo craneoencefálico o infecciones.

Explorando los Signos Destacados de la Mitomanía:

  1. Altos niveles de ansiedad en situaciones propicias para la mentira 
  2. Frecuentes pensamientos que impulsan a la mentira 
  3. Desafío para controlar el impulso de mentir 
  4. Sensación de logro al no ser descubierto mintiendo 
  5. Autoestima reducida Limitadas habilidades sociales 
  6. Tendencia a distorsionar la realidad, que aumenta con el tiempo Intensos niveles de ansiedad en condiciones propicias para la mentira

¿Cuáles son los comportamientos que podrían ayudarnos a identificar a un mitómano?

  • Frecuentemente relatan experiencias y logros en las que aparecen como héroes o vencedores. 
  • También comparten relatos donde son las víctimas en busca de compasión. 
  • Sus narrativas suelen ser detalladas y llenas de elaboración. 
  • Es posible que ofrezcan múltiples versiones de la misma historia.

Algunos casos de mitomanía pueden derivar de trastornos de personalidad antisocial o de dependencia de sustancias. Sin embargo, en otros casos, no parece haber una causa médica o psicológica evidente para este comportamiento. Si has oído el dicho “El que miente una vez, miente siempre”, esto puede tener fundamento en una persona que padece mitomanía.

Si identificas a alguien con estas características o experimentas los síntomas mencionados, es importante buscar ayuda profesional. 

Perfil Psicológico de Individuos Propensos a la Mitomanía

Una persona que sufre de mitomanía exhibe diversas características:

  1. Tiene la costumbre de mentir y puede llegar a convencerse de su versión ficticia de la realidad.
  2. Busca obtener atención y admiración a través de las mentiras que narra.
  3. Utiliza la mentira como un mecanismo para compensar sus inseguridades.
  4. Suele mostrar una autoestima reducida.
  5. Se esfuerza por evitar que sus mentiras sean descubiertas.

Distinciones en los Patrones de la mitomanía

Trastorno mitomanía implica la repetitiva construcción de falsedades, que a menudo son excesivas para su propósito, siendo impulsadas por mecanismos psicopatológicos que generan un constante deseo de mentir.

En contraste, una mentira común se relaciona con aspectos de la personalidad y la situación en la que se encuentra alguien, usualmente utilizada para evadir situaciones desagradables o lograr beneficios específicos. En este caso, una persona que miente ocasionalmente no siente un impulso irrefrenable, sino que toma una decisión en ese momento. En resumen, ser un mentiroso ocasional difiere de ser un mitómano, que está asociado con una condición patológica.

Comprendiendo los Impulsos detrás de las Mentiras Inexplicables

Todos hemos experimentado ocasiones de falsedad en nuestras vidas, sin embargo, hay individuos que adoptan la mentira como un hábito más arraigado, y esto suele deberse a motivos que detallamos a continuación. Sin embargo, en el caso de aquellos con mitomanía, estas razones se convierten en necesidades persistentes que buscan cumplir constantemente:

  • Buscar atención y admiración de los demás.
  • Tejer una nueva realidad a través de relatos distintivos.
  • Presentarse ante los demás como una figura de importancia.
  • Mitigar la ansiedad relacionada con aspectos desagradables de su vida.
trastorno mitomanía

Descifrando las Causas que Impulsan la Mitomanía

Desequilibrio neurológico:

Las personas con mitomanía pueden presentar un aumento en la materia blanca del cerebro y una disfunción en la región hemitialámica derecha.

Anomalías en el sistema nervioso:

Se han observado casos de mitomanía asociados a anomalías en el sistema nervioso, como epilepsia, traumatismo craneoencefálico o infecciones.

Factores psicológicos:

La baja autoestima, carencia de habilidades sociales, inseguridad y dificultad para aceptar la realidad pueden contribuir a la mitomanía.

Factores biológicos:

Algunos estudios sugieren que neurotransmisores como la serotonina y la dopamina podrían estar relacionados con las causas de la mitomanía.

Traumas psicológicos:

Experiencias traumáticas como abuso físico o sexual pueden ser contribuyentes a la tendencia a la mentira excesiva.

Otros trastornos:

Condiciones como la esquizofrenia o el trastorno bipolar podrían estar relacionados con episodios de mitomanía.

Es importante destacar que estas son posibles influencias y la interacción de múltiples factores podría contribuir al desarrollo de la mitomanía en una persona. Un informe publicado en el British Journal of Psychiatry sugiere que uno de los factores relacionados con la mitomanía es un desequilibrio en el ámbito neurológico. Según este estudio, las personas con mitomanía muestran un aumento en la cantidad de materia blanca en el cerebro.

Además, el Journal of Neuropsychiatry and Clinical Neurosciences reporta que los individuos afectados por mitomanía pueden experimentar disfunciones en la región hemitialámica derecha. Otras investigaciones también señalan factores de origen psicológico, como la baja autoestima, la carencia de habilidades sociales, la inseguridad y las dificultades para enfrentar la realidad.

Diversas Manifestaciones de la Mitomanía:

Existen diversas variantes de mitomanía que pueden manifestarse según el contexto o la personalidad de cada individuo. A continuación, se presentan algunos ejemplos de personas con este trastorno:

  • Mitomanía Relacional o de Relaciones: En este caso, el mitómano tiende a crear falsedades para establecer nuevas relaciones, ya sean amistades o relaciones amorosas, con el objetivo de impresionar a quienes interactúa.
  • Mitomanía Imaginativa: Individuos con este tipo de mitomanía tienden a inventar o crear mentiras para evadir su propia realidad.
  • Mitomanía Simuladora: Esta variante implica que la persona miente para simular enfermedades, trastornos o discapacidades con el fin de obtener beneficios relacionados con su supuesta condición.
  • Mitomanía Pseudología o Pseudología Fantástica: Se refiere a cuando alguien inventa relatos extensos y profundos, incluyendo personajes ficticios, con el propósito de impresionar a otros o obtener ventajas personales.
  • Mitomanía Compulsiva: Esta es quizás la forma más común, donde el individuo no puede dejar de mentir en diversos aspectos de su vida, ya sea por búsqueda de beneficios o simplemente por el placer de mentir.
  • Mitomanía de Vanidad: En este caso, la persona miente hacia los demás para recibir halagos falsos en relación a su apariencia física.
  • Mitomanía Estafadora: Esta variante implica mentir con el objetivo de obtener beneficios financieros o materiales, engañando a otras personas en el proceso.

Hay distintas categorías de mitomanía o personas propensas a la mentira, y para cada una de ellas existen enfoques de tratamiento variados. Estas opciones abarcan desde la terapia cognitivo-conductual hasta la consideración de medicamentos específicos. Si estás buscando ayuda, una forma efectiva de comenzar es sometiéndote a una evaluación con un psicólogo en línea. El profesional podrá explicarte con detalle cuál es el tratamiento más adecuado para tu situación particular.

¿Cuáles son las estrategias efectivas para identificar a una persona que tiene tendencias mitómanas?

Más allá de exponer, es crucial tratar a esta persona con comprensión, ya que enfrenta impulsos involuntarios debido a una afección patológica. Si reconoces a alguien conforme a lo que hemos discutido, sugerirle buscar ayuda profesional puede ser de gran ayuda.

Además, de manera sensible y en privado, sin juzgar sus palabras, podrías mencionar que has notado discrepancias en sus relatos y ofrecer tu apoyo. Es esencial elogiar sus verdaderas cualidades y destacar la importancia de la honestidad como virtud admirada por la sociedad, al igual que mencionar las posibles consecuencias reales de sus mentiras.

 

¿Cuáles podrían ser los signos indicativos de que uno está experimentando tendencias mitómanas?

Si te sientes reflejado en los síntomas mencionados o en el perfil psicológico descrito, es posible que estés enfrentando la mitomanía. Cuando el acto de mentir se convierte en una necesidad imperante y no puedes resistir el impulso de hacerlo, es el momento indicado para considerar buscar apoyo. Si sientes satisfacción al contar una mentira y experimentas alivio al no ser descubierto, podrías estar lidiando con la mitomanía.

Si te encuentras en esta situación o conoces a alguien que se ajuste a estas características, es importante buscar ayuda profesional.

¿Cómo puedo detener el impulso de mentir?

Aunque puede ser un desafío, desarrollar la honestidad como una costumbre puede lograrse con práctica y estos pasos:

  1. Reflexionar sobre las razones detrás de tus mentiras y esforzarte por abordarlas.
  2. Hacer una lista de motivos para dejar de mentir, así tendrás claras tus razones y podrás recordarlas al sentir la tentación de mentir.
  3. Buscar apoyo externo, ya sea de un profesional de salud mental o de tu círculo cercano (amigos y familiares).
  4. Identificar lo que te lleva a mentir en momentos específicos, lo que te ayudará a prepararte y trabajar gradualmente en reducir esas situaciones.
  5. Integrar la honestidad como un valor en tu vida cotidiana y tomar acciones acordes con ello.

Opciones de Tratamiento de mitomanía

Desafortunadamente, un individuo con tendencias mitómanas suele carecer de la capacidad para reconocer la naturaleza problemática de su conducta. Por esta razón, es fundamental mantener la vigilancia si nos encontramos con alguien que exhiba estos rasgos. Para abordar la mitomanía, se requiere un enfoque en la reeducación de la percepción de la realidad del paciente. Esto implica la intervención de un psicólogo y, en ocasiones, el empleo de psicofármacos. El tratamiento específico variará según si la mitomanía es un componente de otro trastorno psicológico.

El tratamiento de la mitomanía demanda la colaboración de un profesional, el compromiso del paciente y el respaldo de su entorno social. Comprendemos lo desafiante que puede ser cuando un ser querido enfrenta esta situación o cuando detectamos indicios en nosotros mismos. Recuerda, no estás solo; con la asistencia de un psicólogo en línea, puedes encarar y superar esta dificultad.

En ker Clinic contamos con un tratamiento para este padecimiento. Haz una cita haciendo clic aquí o llama a los teléfonos:

Teléfono: 811-608-2765

Celular y WhatsApp: 55-8249-2387

Correo electrónico: contacto@kerclinic.com

Síguenos en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más información