Personas con Trastorno límite de personalidad o Bordelinde. Diferencias Los 4 síntomas más frecuentes

trastorno limite de personalidad

Contenido

La bipolaridad y el Trastorno Límite de Personalidad (TLP) son dos trastornos psicológicos diferentes que pueden compartir algunas características similares, pero tienen diferentes síntomas y tratamientos.

La bipolaridad es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por cambios extremos en el estado de ánimo, energía y actividad. Las personas con trastorno bipolar pueden experimentar episodios maníacos (periodos de excesiva energía, euforia y actividad) y episodios depresivos (periodos de tristeza, apatía y falta de energía). Estos episodios pueden durar desde días hasta semanas o incluso meses. El tratamiento para el trastorno bipolar generalmente incluye medicamentos estabilizadores del estado de ánimo, terapia y cambios en el estilo de vida.

Por otro lado, el trastorno limite de personalidad es se caracteriza por una inestabilidad emocional y comportamental extrema. Las personas con TLP pueden tener dificultades para controlar sus emociones, lo que puede llevar a reacciones impulsivas y cambios de humor rápidos e intensos. También pueden tener una imagen de sí mismos distorsionada, problemas para establecer relaciones saludables y patrones de comportamiento autodestructivos. El tratamiento para el TLP generalmente incluye terapia psicológica, como la terapia dialéctica conductual (TDC).

En resumen, mientras que la bipolaridad se centra en cambios extremos en el estado de ánimo y la energía, el TLP se centra en la inestabilidad emocional y comportamental. Si bien ambos trastornos pueden ser graves y requieren tratamiento profesional, son diferentes en su naturaleza y enfoque terapéutico.

Síntomas similares del trastorno límite de personalidad y la Bipolaridad.

Las personas con trastorno límite de personalidad (TLP) pueden experimentar una amplia gama de síntomas, que pueden variar en intensidad y en frecuencia, afecta la manera en la que te sientes sobre ti mismo, en la que te relacionas con los demás y en la que te comportas. A continuación, se describen algunos de los síntomas más comunes del TLP:

  • Inestabilidad emocional: Las personas con Trastorno limite de personalidad,  pueden experimentar cambios de humor extremos y rápidos. Pueden pasar de sentirse muy felices y eufóricos a sentirse tristes, ansiosos o irritables en cuestión de minutos.
  • Miedo al abandono: Las personas con TLP pueden tener miedo de que las abandonen o rechacen, y pueden hacer cualquier cosa para evitarlo, incluso a expensas de su propia salud o seguridad.
  • Comportamiento impulsivo: Las personas con TLP pueden ser propensas a comportamientos impulsivos, como gastar demasiado dinero, tener relaciones sexuales sin protección, abusar de sustancias, conducir de manera imprudente, entre otros.

Por otro lado, la bipolaridad es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por cambios extremos en el estado de ánimo, energía y actividad. Estos cambios de ánimo pueden oscilar entre episodios de manía y depresión. Los síntomas principales de cada uno de estos episodios incluyen los episodios de  de manía relacionados con el estado de ánimo eufórico, expansivo o irritable, aumento de la energía, actividad y agitación, disminución de la necesidad de dormir y los episodios depresivos, que incluyen; tristeza o apatía persistente, pérdida de interés en actividades que antes disfrutaba, cambios en los patrones de sueño y apetito o fatiga o pérdida de energía.

Si bien el Trastorno límite de Personalidad (TLP) y la bipolaridad son trastornos diferentes, pueden compartir algunos síntomas similares. Algunos de estos síntomas incluyen:

  1. Cambios de humor extremos: tanto en el TLP como en la bipolaridad, las personas pueden experimentar cambios extremos en el estado de ánimo. En el TLP, estos cambios pueden ser rápidos e intensos, mientras que en la bipolaridad, pueden durar semanas o incluso meses.
  2. Impulsividad: tanto en el TLP como en la bipolaridad, las personas pueden tener comportamientos impulsivos. En el TLP, esto puede manifestarse en acciones impulsivas que ponen en riesgo su seguridad, mientras que en la bipolaridad, puede manifestarse en gastos impulsivos o en la toma de decisiones impulsivas durante un episodio maníaco.
  3. Problemas para dormir: tanto en el TLP como en la bipolaridad, las personas pueden tener problemas para dormir. En la bipolaridad, esto puede manifestarse como insomnio durante un episodio maníaco, mientras que en el TLP, puede estar relacionado con la ansiedad y el estrés.
  4. Dificultades para mantener relaciones interpersonales estables: tanto en el TLP como en la bipolaridad, las personas pueden tener dificultades para mantener relaciones interpersonales estables. En el TLP, esto puede ser debido a una imagen distorsionada de sí mismos y a patrones de comportamiento autodestructivos, mientras que en la bipolaridad, puede ser debido a cambios extremos en el estado de ánimo y a la dificultad para establecer relaciones estables durante los episodios maníacos o depresivos.

Es importante destacar que, aunque existen algunas similitudes en los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento para el TLP y la bipolaridad son diferentes. Si usted cree que puede estar experimentando algunos de estos síntomas, es importante buscar ayuda profesional para obtener un diagnóstico adecuado y un tratamiento apropiado.

Causas y Factores de riesgo relacionados con el trastorno límite de personalidad y la Bipolaridad.

Las causas del trastorno límite de la personalidad  y la Bipolaridad no se saben, además de los factores ambientales (como los antecedentes de abuso o negligencia durante la infancia), el trastorno límite de la personalidad se puede asociar con lo siguiente:

Factores biológicos: Se ha encontrado que las personas con TLP tienen ciertas anormalidades en la estructura y función del cerebro, así como niveles anormales de ciertas sustancias químicas cerebrales (neurotransmisores). También se ha encontrado una mayor incidencia de TLP en personas con antecedentes familiares de trastornos del estado de ánimo o trastornos de personalidad, lo que sugiere un componente genético.

Factores psicológicos: Las personas con Trastorno limite de personalidad, a menudo tienen antecedentes de abuso, negligencia o trauma en la infancia, lo que puede contribuir al desarrollo del trastorno. También se ha sugerido que las dificultades en el desarrollo temprano de la personalidad, como la falta de apego seguro a los padres, pueden contribuir al desarrollo del TLP.

Factores ambientales: Los factores ambientales, como el estrés crónico, la inestabilidad familiar, la falta de apoyo social y la exposición a situaciones de alto riesgo, pueden aumentar el riesgo de desarrollar TLP.

Es importante destacar que el TLP es un trastorno complejo y multidimensional, y es probable que múltiples factores interactúen para contribuir al desarrollo del trastorno.  De la misma forma la a causa exacta de la bipolaridad no se conoce con certeza, pero se cree que es una combinación de factores genéticos, biológicos y ambientales, como la:  genética, los estudios han demostrado que, si un padre tiene bipolaridad, el hijo tiene un riesgo del 15-30% de desarrollar la enfermedad, y si ambos padres tienen la enfermedad, el riesgo aumenta al 50-75%. Otro factor se relaciona con los desequilibrios químicos, en el cerebro, como los niveles anormales de ciertos neurotransmisores (serotonina, dopamina y norepinefrina) y el desequilibrio del sistema de recompensa del cerebro, pueden contribuir a la bipolaridad.

Complicaciones relacionas con los trastornos

El trastorno límite de la personalidad puede dañar muchos aspectos de tu vida. Puede afectar negativamente las relaciones íntimas, el trabajo, el estudio, las actividades sociales y la imagen que tienes de ti mismo y dar como resultado lo siguiente:

  • Cambios o pérdidas del puesto de trabajo frecuentes
  • No finalizar tu formación educativa
  • Múltiples problemas legales, por ejemplo, ser condenado a prisión
  • Relaciones conflictivas, problemas en tu matrimonio o divorcio
  • Causarte daño a ti mismo, como cortes o quemaduras, y hospitalizaciones frecuentes
  • Involucrarte en relaciones abusivas
  • Embarazos no planificados, infecciones de transmisión sexual, accidentes automovilísticos y peleas debido a una conducta impulsiva y riesgosa
  • Intento de suicidio o suicidio logrado

Además, podrías sufrir otros trastornos mentales, por ejemplo:

  • Depresión
  • Consumo inadecuado de alcohol u otras sustancias
  • Trastornos de ansiedad
  • Trastornos de la alimentación
  • Trastorno bipolar
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).
  • Otros trastornos de la personalidad

Diagnostico de las personas con trastorno limite de personalidad y la Bipolaridad

El diagnóstico del trastorno límite de personalidad (TLP)  y la bipolaridad generalmente se realiza por un profesional de la salud mental capacitado, como un psiquiatra o un psicólogo clínico, después de realizar una evaluación exhaustiva de los síntomas y la historia clínica de la persona. El diagnóstico de TLP se basa en los criterios establecidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) de la Asociación Americana de Psiquiatría.

Para recibir un diagnóstico del trastorno limite de la personalidad,  la persona debe mostrar una persistente inestabilidad en sus relaciones interpersonales, su autoimagen y su afectividad, así como una marcada impulsividad en al menos dos de las siguientes áreas:

  1. Comportamiento sexual.
  2. Gasto imprudente de dinero.
  3. Uso de sustancias.
  4. Conducción imprudente.
  5. Comer impulsivamente.
  6. Comportamiento autodestructivo o autolesivo.

Es importante destacar que el diagnóstico del TLP debe ser realizado por un profesional de la salud mental capacitado y no debe basarse en la autoevaluación o en la opinión de amigos o familiares. Si sospechas que tú o alguien que conoces puede estar experimentando síntomas de TLP, es importante buscar ayuda de un profesional de la salud mental capacitado para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados. Un diagnóstico de trastorno limítrofe de la personalidad generalmente se realiza en adultos, no en niños ni adolescentes. Esto se debe a que lo que parecen ser signos y síntomas del trastorno limítrofe de la personalidad pueden desaparecer a medida que los niños crecen y se vuelven más maduros.

El diagnóstico de la bipolaridad generalmente se basa en una combinación de evaluaciones médicas, psicológicas y psiquiátricas. Algunos criterios que se utilizan para diagnosticar la bipolaridad incluyen; haber experimentado al menos un episodio maníaco o hipomaníaco. Los episodios maníacos son más graves que los hipomaníacos y duran al menos una semana, los cuales deben durar al menos dos semanas y deben incluir síntomas como tristeza, pérdida de interés o placer en las actividades, cambios en el apetito y el sueño, fatiga y pensamientos de muerte o suicidio. también se debe tener en cuenta el historial familiar.

El Tratamiento para las personas con trastorno límite de personalidad y la Bipolaridad

Las personas con trastorno límite de la personalidad se tratan principalmente con psicoterapia, pero se pueden agregar medicamentos y otros tipos de tratamientos alternativos.  El médico también puede recomendar hospitalización si tu seguridad está en riesgo. El tratamiento puede ayudarte a aprender habilidades para controlar y afrontar tu enfermedad. También es necesario recibir tratamiento para cualquier otro trastorno mental que con frecuencia se produzca junto con el trastorno limítrofe de la personalidad, como la depresión o el abuso de sustancias. Con tratamiento, puedes sentirte mejor contigo mismo y llevar una vida gratificante más estable.

  • Psicoterapia; La psicoterapia, también llamada terapia de conversación, es un enfoque de tratamiento fundamental para el trastorno límite de la personalidad. Es posible que el terapeuta adapte el tipo de terapia que mejor se ajuste a tus necesidades, y con ello se logre enfocar tu capacidad de funcionamiento actual, enseñarte a controlar las emociones que te hacen sentir incómodo

Los tipos de psicoterapia que han demostrado ser efectivos incluyen los siguientes:

  • Terapia dialéctica conductual (DBT). La terapia dialéctica conductual incluye terapia grupal e individual diseñada específicamente para tratar el trastorno límite de la personalidad. La terapia dialéctica conductual emplea un enfoque a partir de las habilidades hacia la enseñanza sobre el control de las emociones, la tolerancia al estrés y la mejora de las relaciones.
  • Terapia basada en la mentalización (MBT). La terapia basada en la mentalización es un tipo de terapia de conversación que te ayuda a identificar tus propios pensamientos y sentimientos en cualquier momento y a crear una perspectiva diferente de la situación. La terapia basada en la mentalización pone énfasis en el pensamiento previo a la reacción

El tratamiento de la bipolaridad también puede incluir una combinación de terapia y medicamentos, dependiendo de la gravedad y frecuencia de los episodios maníacos y depresivos. Aquí  algunos de los tratamientos más comunes para la bipolaridad:

  • Medicamentos: Los medicamentos como el litio, antipsicóticos, antidepresivos y estabilizadores del estado de ánimo pueden ayudar a reducir los síntomas de la bipolaridad y prevenir futuros episodios. Es importante tomar los medicamentos según las instrucciones del médico y no interrumpir el tratamiento sin consultarlo.
  • Cambios en el estilo de vida: Hacer cambios en el estilo de vida, como dormir lo suficiente, hacer ejercicio regularmente, evitar el alcohol y las drogas, y establecer una rutina diaria pueden ayudar a prevenir los episodios maníacos y depresivos.
  • Apoyo social: Mantener una red de apoyo social, que incluye amigos, familiares y grupos de apoyo, puede ayudar a las personas con bipolaridad a sentirse apoyados y menos aislados.

La recuperación lleva tiempo

Aprender a controlar tus emociones, pensamientos y comportamientos lleva tiempo. La mayoría de las personas tienen una mejoría considerable, pero probablemente siempre luches contra los síntomas del trastorno límite de la personalidad o la Bipolaridad si la padeces, sin embargo es posible salir adelante y controlar las condiciones mentales como estas,  el tratamiento puede mejorar tu capacidad de desenvolverte y ayudarte a sentirte mejor contigo mismo. Si consultas a un profesional de la salud mental con experiencia en tratar el trastorno límite de la personalidad, tendrás más posibilidades de que el tratamiento sea satisfactorio.

Síguenos en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más información