Enfrentando la depresión: opciones terapéuticas y medicamentos.

Contenido

Enfrentando la depresión muchas personas no saben como deben afrontar el trastorno mental que se caracteriza principalmente por sentirse triste y tener un estado de ánimo bajo. Además, se acompaña de cambios en el comportamiento, la actividad y el pensamiento. Es uno de los problemas más comunes en la atención médica primaria y constituye la principal razón para buscar ayuda psiquiátrica y la causa principal de discapacidad relacionada con problemas mentales. Aquí en ker clinic te daremos bases para que puedas iniciar a identificar el transtorno y sepas que es lo que puedes hacer.

Estas enfrentando la depresión: enterate a que edad suele presentarse la depresión

Se presenta con mayor frecuencia en mujeres y en personas menores de 45 años. El uso de medicamentos psicotrópicos y/o la terapia psicológica generalmente logran aliviar parcial o totalmente los síntomas en la mayoría de los casos. Una vez que los síntomas de la depresión han desaparecido, es recomendable continuar el tratamiento antidepresivo durante el tiempo necesario para prevenir posibles recaídas. En algunos casos, puede ser necesario mantener el tratamiento de por vida.

Las fobias más comunes son:

Los síntomas principales de la depresión incluyen una tristeza patológica, la pérdida de interés y la incapacidad para experimentar placer. También se experimenta una disminución de energía que limita la actividad y provoca cansancio excesivo incluso después de pequeños esfuerzos.

Además, pueden presentarse otros síntomas como sentimientos de culpa o incapacidad, irritabilidad, pesimismo hacia el futuro, ideas de muerte o suicidio, pérdida de confianza en uno mismo o en los demás, dificultades de concentración y memoria, inquietud, trastornos del sueño, disminución del apetito y la libido, entre otros.

Algunos síntomas de la depresión incluyen:

  1. Tristeza persistente: Sentimientos de tristeza profunda que no se relacionan con situaciones específicas.
  2. Pérdida de interés: Falta de motivación o disfrute en actividades que antes resultaban gratificantes.
  3. Baja energía: Sensación constante de agotamiento y falta de vitalidad.
  4. Fatiga excesiva: Cansancio desproporcionado incluso después de realizar esfuerzos mínimos.

Recuerda que estos síntomas pueden ser indicativos de la depresión y es importante buscar ayuda profesional si persisten o interfieren en tu vida diaria.

  

Existen tres tipos principales de depresión que se pueden identificar de manera sencilla:

  1. Depresión mayor: Esta forma de depresión tiene un origen más biológico o endógeno, con una influencia genética más fuerte y menos impacto de factores externos. Puede manifestarse de forma recurrente y, en algunos casos, se relaciona con la estación del año.
  2. Depresión reactiva: Se produce como respuesta a circunstancias estresantes del entorno. Es causada por una mala adaptación a esas situaciones difíciles.
  3. Distimia: Anteriormente conocida como neurosis depresiva, se caracteriza por una depresión de menor intensidad en comparación con los otros tipos. Es de evolución crónica, con una duración de más de dos años, y no presenta períodos sin síntomas. Quienes la padecen suelen sentirse incapaces y pueden experimentar síntomas físicos. Esta forma de depresión parece estar relacionada con la personalidad y el estrés prolongado.

Además, existe un tipo de depresión conocido como depresión enmascarada, en la cual los síntomas no se manifiestan de la manera habitual, sino a través de molestias físicas (somatizaciones) o cambios en el comportamiento.

El diagnóstico de la depresión no se basa únicamente en sentirse triste o con un estado de ánimo bajo en un momento determinado. Para realizar un diagnóstico adecuado, se tienen en cuenta la intensidad de los síntomas, su duración (al menos 2 semanas) y cómo afectan la capacidad de funcionar de manera normal.

El proceso de diagnóstico incluye lo siguiente.

  1. Entrevista diagnóstica: Un profesional de la salud mental realiza una entrevista para recopilar información sobre los síntomas, su duración y su impacto en la vida diaria.
  2. Descarte de enfermedad orgánica: Se pueden realizar pruebas diagnósticas y consultar a otros especialistas médicos para descartar enfermedades físicas que puedan causar síntomas similares a la depresión.
  3. Pruebas de psicodiagnóstico: En algunos casos, se pueden utilizar pruebas específicas para evaluar la depresión y descartar otras condiciones.

 

Recuerda que el diagnóstico de la depresión debe ser realizado por un profesional de la salud capacitado en salud mental. Si experimentas síntomas de depresión, es importante buscar ayuda profesional para obtener un diagnóstico preciso y recibir el tratamiento adecuado.

Enfrentando la depresión

Síguenos en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más información