Consejos de Seguridad en el Hogar para Niños Autistas

Contenido

Los niños siempre están llenos de energía y parece que nunca se cansan. Mantener a un niño seguro puede ser un desafío, y lo es aún más cuando se trata de un niño con autismo. Sin embargo, con algunos consejos simples, esta tarea se vuelve más manejable.

Asegura los muebles:

Principalmente, aquellos que sean pesados. Utiliza soportes o correas para evitar que tu hijo pueda derribarlos accidentalmente. De esta manera, se reduce el riesgo de accidentes.

Mantén cerradas las puertas y ventanas:

Los niños con autismo pueden tener dificultades para comprender el peligro del mundo exterior y pueden intentar alejarse de casa. Colocar seguros en las puertas puede ayudar, pero es aún más efectivo instalar una alarma para evitar que tu hijo salga sin tu supervisión.

Mantén a tu hijo alejado del agua caliente:

Algunos niños con autismo tienen dificultades para percibir el calor y el frío, lo que los pone en mayor riesgo de quemaduras. Baja la temperatura del calentador de agua y coloca adhesivos en las perillas de agua caliente del lavabo, la ducha y el fregadero para recordarle a tu hijo que pueden ser peligrosas y deben manejarse con cuidado.

En la escuela

Según el portal Behavior TLC, aconseja:

Realiza una visita previa a la escuela:

Antes del inicio del año escolar, lleva a tu hijo a la escuela para familiarizarse con el entorno. Observa si hay algún aspecto que pueda resultar problemático para él. Presenta a tu hijo a los profesores y comparte información relevante sobre él con ellos.

Revisa el horario escolar:

¿El horario incluye momentos en los que tu hijo deba cambiar de salón de clases sin supervisión? Pregunta a la escuela sobre el servicio uno-a-uno. ¿Hay alguien disponible para guiar a tu hijo de un lugar a otro de manera segura?

En lugares públicos

Según la psicóloga Lauren Elder, de Autism Speaks, sugiere:

Prepara a tu hijo:

Informa a tu hijo a dónde van y explícale detalladamente qué actividades realizarán allí.

Practica con él:

Jueguen roles: simulen que van a un restaurante y pídele que practique un buen comportamiento. También practiquen cómo manejar posibles problemas para saber cómo reaccionar.

Síguenos en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más información