Memoria en Olvido: Entendiendo la Demencia

Contenido

La demencia es resultado de ciertas enfermedades que provocan la pérdida de funciones cerebrales. Esto impacta en áreas como la memoria, el pensamiento, el lenguaje, el juicio y el comportamiento. También se la conoce como trastorno neurocognitivo mayor.

Causas de la Demencia

La demencia generalmente se manifiesta en edades avanzadas y es poco común en personas menores de 60 años. El riesgo de desarrollar esta condición aumenta con la edad. La mayoría de los tipos de demencia son irreversibles y se conocen como degenerativos. Esto implica que los cambios en el cerebro que causan la demencia no pueden ser detenidos ni revertidos. El mal de Alzheimer es la forma más frecuente de demencia.

Otro tipo común es la demencia vascular, que se origina por un flujo sanguíneo insuficiente hacia el cerebro, a menudo relacionado con un accidente cerebrovascular. En personas mayores, la demencia de cuerpos de Lewy es otra causa habitual. Está caracterizada por la presencia de estructuras proteínicas anormales en ciertas áreas del cerebro. Cualquier condición que resulte en una lesión cerebral también puede llevar a la demencia.

Otras Afecciones que Impactan en la Demencia

Oportunidades para Revertir Causas de Demencia

  • Enfermedad de Huntington
  • Daño cerebral
  • Esclerosis múltiple
  • Infecciones como el VIH/sida, la sífilis y la enfermedad de Lyme
  • Mal de Parkinson
  • Enfermedad de Pick
  • Parálisis supranuclear progresiva
  • Consumo excesivo de alcohol”
  • Daño cerebral
  • Tumores cerebrales
  • Consumo crónico excesivo de alcohol
  • Cambios en los niveles sanguíneos de azúcar, calcio y sodio (demencia metabólica)
  • Deficiencia de vitamina B12
  • Hidrocefalia normotensiva
  • Uso de determinados medicamentos, como la cimetidina y algunos fármacos para reducir el colesterol
  • Ciertas infecciones cerebrales

Síntomas:

Los indicios de demencia abarcan dificultades en diversas áreas de la función mental, tales como:

  • Cambios en el comportamiento emocional o la personalidad
  • Alteraciones en el lenguaje
  • Problemas de memoria
  • Modificaciones en la percepción
  • Desafíos en el pensamiento y el juicio (habilidades cognitivas)
  • La demencia suele manifestarse inicialmente como episodios de olvido.

El deterioro cognitivo leve (DCL) representa la etapa entre el olvido normal asociado con el envejecimiento y la aparición de la demencia. Aquellas personas que experimentan DCL presentan ligeros inconvenientes en el pensamiento y la memoria que no interfieren con las tareas diarias. Frecuentemente, no son conscientes de su olvido. No todas las personas con DCL desarrollan demencia.

Los signos del DCL comprenden:

  • Problemas al realizar múltiples tareas simultáneamente
  • Dificultad en la resolución de problemas y la toma de decisiones
  • Olvidos de nombres, personas cercanas, acontecimientos o charlas recientes
  • Mayor tiempo necesario para llevar a cabo tareas mentales más complejas

Los primeros indicios de demencia pueden abarcar:

memoria
  • Dificultad en realizar actividades que antes resultaban sencillas pero que ahora requieren más pensamiento, como llevar un registro de cuentas, participar en juegos (como el bridge) y asimilar nueva información o rutinas.
  • Extraviarse en rutas familiares.
  • Problemas con el lenguaje, como encontrar dificultades para recordar nombres de objetos conocidos.
  • Pérdida de interés en actividades que antes eran gratificantes; sentirse emocionalmente apático.
  • Colocar objetos en lugares incorrectos.
  • Cambios en la personalidad y disminución de habilidades sociales, que pueden conducir a comportamientos inapropiados.
  • Fluctuaciones en el estado de ánimo que pueden desembocar en reacciones agresivas.
  • Rendimiento insatisfactorio en las tareas laborales.

Evolución de la Demencia: Signos que Impactan la Autocuidado

Con el avance de la demencia, los signos se vuelven más evidentes e interfieren con la capacidad de cuidarse uno mismo. Estos síntomas pueden comprender:

  • Cambios en los patrones de sueño, despertar frecuentemente durante la noche.
  • Dificultades para llevar a cabo tareas básicas, como preparar comidas, elegir vestimenta adecuada o conducir.
  • Olvidar detalles sobre eventos actuales.
  • Olvidar sucesos en la propia historia de vida, perder la conexión con la propia identidad.
  • Experimentar alucinaciones, disputas, comportamientos violentos y agresiones.
  • Presentar delirios, depresión y agitación.
  • Encontrar mayor dificultad al leer o escribir.
  • Mostrar falta de juicio y no ser capaz de reconocer el peligro.
  • Utilizar palabras incorrectas, dificultad para pronunciarlas adecuadamente, hablar con frases confusas.
  • Retraerse del contacto social.

Las personas que experimentan demencia avanzada pueden:

Además, otros síntomas que pueden acompañar a la demencia son:

  • Enfrentar dificultades para realizar tareas esenciales de la rutina diaria, como comer, vestirse y bañarse.
  • Tener dificultad en identificar a los miembros de su familia.
  • Encontrar desafíos en la comprensión del lenguaje.
  • Problemas para controlar los movimientos intestinales o la micción.
  • Experimentar dificultades para tragar.

Terapia para Tratar la Demencia:

La forma en que se trata la demencia varía según su causa subyacente. En ocasiones, podría ser necesario hospitalizar temporalmente al paciente. En determinados escenarios, los medicamentos diseñados para tratar la demencia podrían aumentar la confusión de la persona.

Ajustar o cambiar la medicación forma parte de la estrategia terapéutica. Participar en ejercicios mentales específicos podría brindar ventajas en casos de demencia. Atender afecciones que podrían desencadenar confusión puede tener un impacto significativo en la claridad mental. Algunas de estas condiciones incluyen:

Posibles Causas y Abordajes

Enfoques Terapéuticos

  • Anemia
  • Reducción de oxígeno en la sangre (hipoxia)
  • Depresión
  • Insuficiencia cardíaca
  • Infecciones
  • Desórdenes nutricionales
  • Trastornos de la tiroides

Puede considerarse el uso de medicamentos para:

  • Disminuir la progresión de los síntomas, aunque la mejoría con estos fármacos puede ser moderada.
  • Manejar dificultades en el comportamiento, como la pérdida de juicio o confusión.

Apoyo y Cuidado

A medida que la enfermedad avanza, una persona con demencia necesitará apoyo en el hogar. Familiares u otros cuidadores pueden asistir a lidiar con la pérdida de memoria, problemas de comportamiento y trastornos del sueño. Asegurarse de que el entorno en el hogar sea seguro para quienes padecen demencia es esencial. En ker Clinic contamos con un tratamiento para este padecimiento. Haz una cita haciendo clic aquí o llama a los teléfonos:

Teléfono: 811-608-2765

Celular y WhatsApp: 55-8249-2387

Correo electrónico: contacto@kerclinic.com

Síguenos en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más información