Atrapados por el Impulso: El Enigma de la Cleptomanía

Contenido

La cleptomanía se refiere a un trastorno mental en el que se experimenta una repetitiva incapacidad para resistir el impulso de tomar objetos, generalmente de poco valor o innecesarios. Estos actos de robo pueden generar angustia emocional tanto para el individuo como para sus seres queridos, además de ocasionar problemas legales. Este trastorno se clasifica como una variante de los trastornos de control de impulsos, los cuales se caracterizan por dificultades en el manejo de emociones y comportamientos. Si alguien padece un trastorno de control de impulsos, enfrenta desafíos para controlar la tentación o el deseo de realizar acciones excesivas o perjudiciales hacia sí mismo o hacia otros.

A menudo, las personas que luchan con la cleptomanía enfrentan sentimientos de vergüenza y pueden evitar buscar ayuda debido a temores relacionados con la salud mental. Aunque no existe una solución definitiva para la cleptomanía, el tratamiento puede incluir terapias que promuevan el desarrollo de habilidades para el control de impulsos, así como la administración de medicamentos. Estas intervenciones pueden contribuir a romper el ciclo de robo compulsivo y brindar apoyo en el camino hacia una mejoría.

Identificando la Cleptomanía: Síntomas

Las personas con cleptomanía suelen manifestar estas características:

  1. A diferencia de la mayoría de los ladrones en tiendas, las personas con cleptomanía no roban impulsivamente por ganancia personal, desafío, venganza o rebeldía. El robo ocurre porque sienten un impulso abrumador que no pueden controlar.
  2. Por lo general, los episodios de cleptomanía surgen repentinamente, sin planificación ni ayuda de otros.
  3. La mayoría de las personas con cleptomanía tienden a robar en lugares públicos, como tiendas, y ocasionalmente pueden robar a amigos o conocidos en situaciones como fiestas.
  4. A menudo, los objetos robados carecen de valor para quienes padecen cleptomanía, y estas personas tienen la capacidad de adquirirlos legalmente.
  5. Además, los objetos robados tienden a guardarse sin uso, y en ocasiones se donan, regalan a familiares o amigos, o incluso se devuelven de manera secreta al lugar de origen.
  6. Los impulsos de robo pueden variar en intensidad y frecuencia a lo largo del tiempo.
cleptomanía

¿Cuáles son las señales que indican que es necesario buscar atención médica?

Si sientes dificultad para detener tus actos de robo en tiendas u otras situaciones, es importante considerar buscar orientación médica. A veces, aquellos que podrían estar experimentando cleptomanía pueden sentir reticencia en buscar ayuda debido a temores relacionados con posibles consecuencias legales, como arrestos o cargos penales. Sin embargo, es esencial comprender que un profesional de salud mental generalmente no informará a las autoridades sobre los robos.

Algunas personas optan por buscar atención médica debido a su temor a ser descubiertas y enfrentar problemas legales. En otros casos, podría haber ocurrido un arresto previo y la búsqueda de tratamiento podría ser un requisito legal.

¿Cómo Apoyar a un Ser Querido con Cleptomanía?

Si tienes sospechas de que un amigo cercano o un miembro de tu familia podría estar enfrentando cleptomanía, abordar el tema de manera delicada es importante. Reconoce que la cleptomanía es un trastorno de salud mental, no una característica de la personalidad, y acércate a tu ser querido sin juzgar ni culpar.

  • Expresa tus preocupaciones desde un lugar de cuidado por la salud y el bienestar de esa persona.
  • Aborda los riesgos asociados con el robo compulsivo, como consecuencias legales, pérdida de empleo o daño a relaciones importantes.
  • Reconoce que la cleptomanía puede generar un impulso irresistible de robar, lo cual puede dificultar detenerlo por voluntad propia.
  • Menciona que existen tratamientos efectivos disponibles para reducir el impulso de robar y llevar una vida sin adicción ni sentimientos de vergüenza.

Si necesitas apoyo para prepararte para esta conversación, considera hablar con un profesional de la salud. Puede ser que tu médico te refiera a un experto en salud mental que pueda ayudarte a planificar cómo abordar tus inquietudes de manera que no provoque defensividad o amenazas en tu amigo o familiar.

Causas del trastorno:

Las causas de la cleptomanía aún no están plenamente comprendidas. Diversas teorías sugieren que cambios en el cerebro podrían ser la raíz de este trastorno, y a lo largo del tiempo, los patrones de robo aprendidos podrían acentuar el problema. Aunque se requiere una mayor investigación para arrojar luz sobre las causas exactas, se ha considerado que la cleptomanía podría estar relacionada con:

Desajuste en una sustancia cerebral llamada serotonina:

La serotonina, un neurotransmisor, desempeña un papel en la regulación de estados de ánimo y emociones. Niveles bajos de serotonina suelen vincularse a quienes exhiben comportamientos impulsivos.

Vínculos con trastornos adictivos:

El acto de robar puede desencadenar la liberación de dopamina, otro neurotransmisor. La dopamina genera sensaciones placenteras, y algunas personas buscan repetir esa sensación gratificante en múltiples ocasiones.

Influencia del sistema opioide en el cerebro:

El sistema opioide en el cerebro tiene un papel en el control de impulsos. Un desequilibrio en este sistema podría dificultar la resistencia a impulsos.

Formación de un habito aprendido:

Los impulsos generan malestar significativo. Responder a estos impulsos mediante el robo proporciona un alivio temporal del malestar emocional, creando así un hábito arraigado difícil de abandonar.

Factores de Riesgo en la Cleptomanía:

La cleptomanía no es un fenómeno frecuente y en ocasiones algunos casos pueden pasar desapercibidos sin diagnóstico. Existen individuos que nunca buscan tratamiento, mientras que otros pueden enfrentar consecuencias legales debido a múltiples robos. Por lo general, la cleptomanía suele tener sus inicios en la adolescencia o en la adultez temprana, aunque también puede manifestarse más adelante en la vida. Se ha observado que aproximadamente dos tercios de las personas con cleptomanía conocida son mujeres.

Los elementos que pueden aumentar el riesgo de cleptomanía comprenden los siguientes:

  1. Antecedentes familiares. Tener un familiar de sangre directo, como un padre, madre o hermano, con cleptomanía u otros trastornos adictivos, podría incrementar la probabilidad de padecer cleptomanía.
  2. Coincidir con otras condiciones mentales. Aquellos con cleptomanía a menudo también enfrentan otros trastornos mentales, como ansiedad, depresión o problemas de abuso de sustancias.

Complicaciones en el trastorno:

Si no se aborda adecuadamente, la cleptomanía puede acarrear serias dificultades emocionales, familiares, legales, laborales y financieras. Por ejemplo, aunque tengas plena conciencia de que el acto de robar es incorrecto, podrías sentirte impotente ante el impulso de hacerlo. Esto puede resultar en sentimientos abrumadores de culpabilidad, vergüenza, autoaversión y humillación. Además, existe la posibilidad de enfrentar arrestos por robo. Incluso si llevas una vida en cumplimiento de la ley en otros aspectos, es posible que experimentes desconcierto y malestar debido a tus comportamientos de robo compulsivo.

Además de estos desafíos, la cleptomanía también puede estar vinculada a otras complicaciones y condiciones adicionales, entre las que se incluyen:

Prevención:

Dado que las razones detrás de la cleptomanía no se comprenden plenamente, actualmente no existe un método definitivo para prevenirla. Sin embargo, buscar tratamiento al iniciar los comportamientos de robo compulsivo puede ser beneficioso para evitar que la cleptomanía se intensifique y para prevenir ciertas ramificaciones negativas. En ker Clinic contamos con un tratamiento para este padecimiento. Haz una cita haciendo clic aquí o llama a los teléfonos:

Teléfono: 811-608-2765

Celular y WhatsApp: 55-8249-2387

Correo electrónico: contacto@kerclinic.com

Síguenos en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más información